FANDOM


W pen.png

La ridícula idea de no volver a verte es, por ahora, la última obra de la autora española Rosa Montero, editada por Seix Barral en 2013.

Argumento Editar

La lectura del Diario de Marie Curie tras la trágica muerte de su esposo Pierre Curie es el acicate de Rosa Montero para escribir sobre la biografía de esta extraordinaria mujer, galardonada por dos veces con el Premio Nobel pese a los misóginos prejuicios de la época. Ya simplemente el desarrollo de esta estupenda biografía la haría digna de ser leída, pero los retazos de esta vida se entremezclan con los sentimientos de un duelo siempre presente, del dolor por el ausente al que la muerte ha arrebatado y cuyo vacío difícilmente se puede rellenar.

Veamos algunas de las críticas: Editar

  • Casa del Libro.com: "Un abierto homenaje a las mujeres que como Marie Curie se han enfrentado a su entorno (...) en una sociedad que las ignoraba por su condición femenina".
  • ClubCultura.com: "Cuando Rosa Montero leyó el maravilloso diario que Marie Curie comenzó tras la muerte de su esposo, y que se incluye al final de este libro, sintió que la historia (...) le llenaba la cabeza de ideas y emociones. La ridícula idea de no volver a verte nació de ese incendio de palabras, de ese vertiginoso torbellino".
  • Revista Ñ, del grupo Clarín. Firmado por Betina González: "(...) un texto inclasificable, raro camino de duelo y melancolía, pero también de celebración de la vida y del desafío de escribirla. La ridícula idea de no volver a verte participa del ensayo, de la crónica y del manifiesto literario por partes iguales, es un libro personalísimo, lo más parecido a un diario íntimo que una escritora puede publicar en vida."

Mi crítica personal: Editar

Para empezar, lo más fácil es usar sus propias palabras:

“No todo es horrible en la muerte, aunque parezca mentira (me asombro al escucharme decir esto). Pero éste no es un libro sobre la muerte.”

Y es cierto: es un libro sobre el duelo, la ausencia, la difícil maniobra de rellenar el increíble, profundo, abismal espacio que deja la muerte, esperada o no. Es un libro sobre los vivos. En una ocasión, tras un viaje que hice con mi padre, recientemente viudo, tan afectado por la súbita e inesperada muerte de mi madre dos días después del atentado en la Estación de Atocha (es decir, el 11-M del 2004), cuyos efectos le provocaron un infarto masivo; escribí –me desahogué- sobre lo que supuso para mí el viaje que hicimos él y yo a Almería, al pueblecito donde ella nació y donde quería reposar con sus padres, y escribo:

Llegamos al pueblo a las 7 de la tarde. Un viaje largo y fatigoso a pesar de las pausas para estirar las piernas, comer… en fin, más de siete horas. No obstante, cuando llegábamos, me pidió si podíamos acercarnos al cementerio “a ver a mamá”. Naturalmente, la reja estaba cerrada. Aun así habló con ella:

- Hola, chiquitica, ya estamos aquí. Tú que puedes, mira mucho por nosotros. Y rezó, moviendo los labios pero en silencio, mirando sin ver (estaba ciego) en dirección al interior, donde ella reposa, con las manos apretadas a la reja. Yo no podía rezar. Sólo esperaba y me sentía en ese momento como una extraña cuya presencia interfiere en una íntima escena de amor. Cuando dijo: "Vamos, mira los horarios para ver cuándo podemos venir mañana", le ofrecí mi brazo y volví a ser su lazarillo. Entramos de nuevo en el coche, en silencio. Mientras bajábamos la empinada cuesta de camino al pueblo musitó:

- "Dios mío, qué solos se quedan los muertos".

- ¡Qué solos se quedan los vivos!, pensé yo.

Y es sobre esto –ni más ni menos- sobre lo que trata “La ridícula idea de no volver a verte”. Marie Curie es un pretexto, una excusa para ir dando pinceladas sobre su propio dolor, la soledad del que queda vivo, la imposibilidad de que ese tiempo “que todo lo cura” cure de verdad. Suaviza, matiza, pone parches… pero el dolor sigue ahí, y aunque la vida te empuje, te ilusione, te haga reír inesperadamente, está permanentemente dispuesto a salir ante un objeto, un paisaje, un algo –cualquier cosa- que te lo vuelve a traer, añorándolo.

Por otra parte hay una estupenda y laboriosamente trabajada biografía, un minucioso análisis de una admirada figura de mujer, y unas pinceladas aquí y allá de un alma en carne viva, de un dolor patente y latente que podemos comprender perfectamente quienes hemos pasado -pasamos todavía (mi padre falleció hace un año)- por la pérdida de alguien muy querido. No quiero -en realidad es mejor decir “no puedo”- comentar más. Si esto no te invita a leerlo, será que no es la ocasión. Cuando llegue, sin duda te sentirás reflejado en ella.

Enlaces externos Editar


Libros.jpg
Lista de Libros Virtuales
(Añadir esta página a tu lista de seguimiento)
• Cualquier aportación será bien recibida y contribuirá al desarrollo y mejora de nuestra Biblioteca Virtual Wikia.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar